Este mordillo refrigerante alivia las encías inflamadas del bebé y, además, las estimula.

El bebé se calmará rápidamente al mordisquear la zona fresca del mordillo, ya que actuará como un anestésico para aliviar el dolor que acompaña a la salida de los primeros dientes.

Su anillo de plástico con la efigie de Sophie la girafe permite agarrarlo fácilmente sin sentir frío en las manos.